2011/01/19


UN FOTÓGRAFO MENOS

(Photo Lucas Dolega / EPA - Eurpean Pressphoto Agency)

Esta imagen no será galardonada con un premio World Press Photo. Tampoco será incluida en la lista de las mejores fotografías documentales de la Historia. Probablemente ni siquiera se encuentre entre las mejores de los últimos años. Pero si a la misma le ponemos un pié de foto que diga "Murió a los 32 años de edad debido a las heridas sufridas el viernes 14 de enero durante la cobertura de los enfrentamientos entre la policía y manifestantes en Tunez. Trabajaba para la Agencia EPA desde Abril de 2006", entonces la cosa cambia. Con estas palabras comunicó la muerte del fotógrafo francés Loucas Mebrouk Von Zabiensky (más conocido como Lucas Dolega) el redactor jefe adjunto de la Agencia EPA. Aunque son apenas tres líneas no dejan de ser muchas palabras. Quizás mejor dejarlo únicamente en tres: Un fotógrafo menos. Incluso habrá quienes vayan más allá y puedan resumirlo en dos: Accidente laboral. Lo cuál no deja de ser, aunque cierta, una forma de ver el asunto algo peculiar. Y, por supuesto, no podrán faltar los que hablen de "daño colateral", que también son dos únicas palabras que desgraciadamente nunca dejan de estar de moda en conflictos y son habitualmente pronunciadas por "modernos genocidas". Quizás incluso se podría definir la muerte del fotógrafo francés en una sola y única palabra: Asesinato. Un hecho que, probablemente, se quede impune.

Pocas horas antes de que cayera herido, el jueves 13 de enero, Lucas Dolega llegaba a Tunez dispuesto a trabajar en las revueltas tunecinas que se han sucedido en los últimos días y han llevado a la precipitada huida del hasta ahora Presidente del país, el militar Ben Alí. Su misión era la misma de otras veces, obtener imágenes con las que documentar lo que estaba sucediendo en las calles del país africano. Retratar lo que veía para que todos nosotros pudiéramos ver en los periódicos y en Internet que todo lo que se estaba contando era cierto. Experto en la captura de imágenes de revueltas y manifestaciones, el joven fotoperiodista cubría el pasado viernes la concentración frente al Ministerio de Interior cuando en una carga policial una granada lacrimógena impactaba en su rostro. Herido de gravedad fallecía en el hospital dos días después. Según comentaba su padre pocas horas después de su muerte, "Lucas siempre soñó con ser fotoperiodista. Estuvo hace poco tiempo en el Congo. También estuvo en Tailandia. Estaba feliz con ir a Tunez y yo también estaba contento por él. Nunca pensamos que sucedería esto".

Descanse en Paz.

1 comentario:

  1. Una triste noticia, más frecuente de lo deseable. Descanse en paz.

    ResponderEliminar